La feria 16 de Julio de El Alto pasó el límite y está en La Paz

Download PDF
La feria 16 de Julio de El Alto pasó el límite y está en La Paz

La feria 16 de Julio de El Alto pasó el límite y está en La Paz

       La feria 16 de Julio de El Alto no deja de crecer y ya rebasó los límites de ese municipio y está en un barrio de la ciudad de La Paz, Bajo Ballivián, del macrodistrito Max Paredes. Ahí están asentados comerciantes que venden, sobre todo, artículos usados.

Uno de los comerciantes que se instaló en el lugar es Luis, de 45 años. Ofrece sus productos en un espacio de un metro cuadrado en la avenida Apumalla. Como él hay unos 200 vendedores que ocupan similares espacios.

Él y el resto de comerciantes están afiliados a la Federación de Gremialistas de El Alto y pagan un boliviano los jueves y domingos como sentaje. Representantes de la organización no quisieron conversar con Página Siete.

Luis es de Tupiza (Potosí) y desde hace años vive en El Alto. Es técnico en seguridad industrial, pero por falta de trabajo fijo optó por fabricar pequeñas cocinas que luego comercializa en este lugar por 55 bolivianos.

“Si no logro vender hasta que termine la tarde, tendré que rematar a 45 bolivianos”, señala.

La falta de empleo impulsó a la gente a expandir los horizontes de la feria, comenta Filomena, de unos 40 años, quien vende teléfonos celulares y ollas. Todos son productos usados.

“Es necesario generar ingresos para salir adelante y no morirse de hambre”, acota.

La feria creció con los años. Comenzó como un mercado campesino en la década de los años 60 y tenía una extensión de una manzana como máximo. Hasta hace unos años llegaba hasta la avenida Panorámica, considerada el límite de los municipios de La Paz y El Alto. Ahora, abarca 333 hectáreas.

En la feria alteña ofrecen sus productos unos 40.000 comerciantes informales, algunos organizados familiarmente.

Un estudio realizado en 2010 por el Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA) señala que 72 de cada 100 personas ocupadas en El Alto están en actividades familiares y semiempresariales (informal).

Martha E. es una de las que se dedicó al comercio junto con su familia. Ella, como Luis y Filomena, ofrecen sus productos en la avenida Apumalla.

Dice que como en El Alto ya no hay espacio su familia tuvo que instalarse en Bajo Ballivián. En ese sitio comercializa medias de lana por cinco bolivianos el par.

“No hay lugar y tuvimos que asentarnos en esta zona de La Paz”, comenta.

En el barrio paceño, donde ahora está una parte de la feria alteña, no sólo se comercian prendas y objetos usados. Al comienzo de la avenida se instalaron vendedoras de comida que, resalta Luis, ofrecen sus productos a precios económicos. Uno de los puestos vende sajta de pollo, con sopa incluida, por cinco bolivianos.

Sergio Choque, secretario general del municipio alteño, pronostica que al ritmo que va el comercio, la feria seguirá creciendo hacia las laderas de La Paz y también a otras zonas alteñas. Uno de los factores principales es la falta de empleo. “Es inevitable el crecimiento, pues las personas agarran cualquier cosa y la venden”.

El director de Gobernabilidad de la Alcaldía de La Paz, Pedro Suzs, prefirió no referirse al tema puesto que es muy “delicado”.

Punto de vista

Bruno rojas Investigador del CEDLAHay una informalización del empleo. Según los últimos estudios realizados por el Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA), en 2010 se registraba un 63,5% de la población ocupada en trabajos familiares o semiempresariales (actividad informal). Este dato en las ciudades de La Paz, Cochabamba, Santa Cruz y El Alto. Para 2011 los informes preliminares nos muestran que la informalidad aumentó en 65% en estas cuatro ciudades. Por tanto hay una marcada tendencia en los cambios de trabajo.Esta tendencia se da porque las personas no encuentran trabajo formal en el sector estatal y empresarial, por lo que -con pequeños recursos- abren negocios en las calles o inauguran servicios (internet, comida y otros). De tal modo que generan recursos que le permitan subsistir junto a sus familias. Entonces es claro que en el país se vive un proceso de informalización del empleo y El Alto es un claro ejemplo.

Empleo alteño

  • Población alteña 944.808 habitantes, según estudio de CEDLA en 2010.
  • Empleados públicos Son 39.858 personas, 9,3%.
  • Empresa Son 75.038 personas ocupadas, 17,6%.
  • Informal Son 307.932 personas que se dedican al comercio, 72,2%.
  • Mujeres De la población total, el 80,5% de las mujeres se dedica al comercio y servicio. Hombres, 65%.
    Pagina Siete

Déjenos su comentario...

Share

USO
By Bolivia Streaming